Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SegoviaDirecto.com
Miércoles, 12 de julio de 2017
PONIATOWSKA COMPARTE EL CORAZÓN EN PLATA DE MORO PARA LA MARCHA DE MUJERES DE SEGOVIA

El abrazo poético entre Antonio Gamoneda, Elena Poniatowska y Luis Moro: Un libro abierto

Guardar en Mis Noticias.

Segovia, cuna de la palabra impresa en castellano, ha tenido el privilegio de acoger en primicia mundial la presentación de la muestra ‘Miradas Cruzadas. Poniatowska-Gamoneda’, que por motivos emocionales, el artista Luis Moro (Segovia, 1969) ha querido brindar a su ciudad. Esta trascendente exposición ofrece el abrazo literario de dos animales poéticos, los dos premios Cervantes, el poeta de la luz y la oscuridad de las letras castellanas Antonio Gamoneda y la cronista mágica de México, Elena Poniatowska. En ella, el pintor, en su lenguaje, nos habla como en un libro abierto.

 

[Img #41279]Esa larga mirada se ha visto atravesada por otro abrazo, el de la Marcha de Mujeres de Segovia, que dieron vida con sus cuerpos al corazón de Luis Moro a los pies del Acueducto. La emoción que provocó en el artista ha dado como resultado una preciosa colección de esculturitas en plata que se entremezclan con las palabras. La propia Elena Poniatowska comparte el corazón en plata mexicana de las mujeres de Segovia, dando sentido así y escribiendo con sus actos un capítulo más de esta muestra.

 

De la piedra, a la luz

 

[Img #41289]La matriz de esta exposición son los dos libros de artista que Luis Moro dedica a sendos poemas de los dos escritores: ‘Un animal oculto’, de Gamoneda y ‘La Leona’ de Poniatowska. Son dos carpetas hermanas casi esculpidas con piedra litográfica y tipografía manual, grabadas en papel de algodón, encuadernadas a mano con lino holandés, editadas por Eric O’Farrill y firmadas a mano por los autores. De este modo, Moro transforma en objeto de arte la inmaterialidad de la palabra poética.

 

Y de la piedra, a la luz. Los seres de otro mundo que palpitan junto a los poemas cobran vida a la voz de los creadores gracias a la realidad aumentada cuando les acercas un móvil. Es el caso de la leona-dragona de Poniatowska; el animal oculto de Gamoneda; los retratos interiores de los escritores; el árbol de otro mundo, que “es como de encuentro, con esas ramas que cruzan y tienden puentes”; el encuentro de dos mundos, “la obra más americana de todas”; o el corazón alado germen del de las mujeres de Segovia. A medida que las nuevas tecnologías se desarrollan, y Moro con ellas, sus obras digitales cada vez le reflejan mejor. La inteligencia es cada vez más orgánica y menos artificial.

 

[Img #41295]El artista, que no es nativo digital, opina que “la gente joven lo que valora mucho son las animaciones. Los adultos se sienten atraídos, pero sí que tienen una mirada más pausada. Quizás los jóvenes necesitan ver todo muy rápido y esta exposición es precisamente lo contrario: Detenerse en el tiempo, y estar con grandes personajes como estos, que no van a pasar de moda. Es gente que ha plasmado todo un siglo. Y quizá por eso me he parado a mirar en ellos”.


Luis Moro no oculta que lo que más le ha emocionado de este trabajo es “poder hacer las ediciones con ellos. Ya no sólo el hacer el libro, sino el trato, todas las vivencias que tenemos con ellos, que se ven en los vídeos. Poniatowska ha colaborado en libros, pero ésta es la primera carpeta gráfica que hace con un artista y firmada por ambos. A ella le resultó un honor y más honor es para mí. Incluso de alguna manera, he creado un hermanamiento entre Poniatowska y Gamoneda. Ahora Antonio me ha dicho que cuando vaya a México le lleve el último libro mío dedicado a ella. Hay una admiración entre ambos autores”.

 

Un abrazo abierto a muchos más “fueguitos de la memoria”

Con las exposiciones de Moro pasa como con sus obras. Como la naturaleza, están en constante evolución, son híbridas y mutantes. No se sabe cuántas veces se presentan, son corpóreas y efímeras, analógicas y digitales, pueden durar 23 días o toda una eternidad. Ésta además es una exposición-matrioshka. Como las muñecas rusas, son muchas en una. Como las carpetas que están en el corazón de la muestra, es desplegable.

 

[Img #41524]Lo que en un principio podía parecer un triángulo cerrado, Gamoneda-Poniatowska-Moro, se ha convertido en un abrazo abierto a muchos más “fueguitos de la memoria”, en palabras de Galeano: Los de Cervantes, cordón umbilical de los dos escritores; Dioscórides y Andrés Laguna, cuyos venenos embriagaron para siempre a Gamoneda y a Moro; Julio Michel y su carrusel de títeres; Albert Pla, que da voz a La Leona; las voces del temblor de Tlatelolco; los periodistas muertos como pájaros fuera de la jaula; y las mujeres: las desaparecidas, las indómitas, las madres, las 3.500 de Segovia… Todos ellos se han fundido en este abrazo. 

 

 

 

 

 

 

Gamoneda y Poniatowska, palabras mayores

 

[Img #41296]Palabras mayores son las obras de los dos literatos con mayúsculas que se han dejado recrear por Moro. “Todo lo que escribe Gamoneda me conmueve”, reconoce. No es un halago menor viniendo de un artista de su sensibilidad. La admiración es correspondida. El animal oculto encierra luz, oscuridad, crueldad y verdad. Bestialmente honesto, es triste, es bello, es duro y eterno. Las imágenes del autor asturiano del ‘blues castellano’ se clavan en los ojos como la más conocida de las escenas de Buñuel. Te persiguen como los malos recuerdos y ya nunca te abandonan. Escondido, como la bestia que le vigila cuando duerme, está su lado femenino. Está en esta luz y en las manos de su madre. La figura de la madre, tan presente en esta muestra.

 

Moro dice de Poniatowska que “siempre se pone de parte del más débil”. Como en el poema de ‘La Leona’, que es la historia de una lagartija que llega a la jaula de una leona y resulta siendo víctima de ella. “Hasta cuando fue al zoológico se puso de parte del más débil. Y de hecho compuso un poema a la lagartija. Tiene esa ternura y ese instinto maternal protector con los pueblos indígenas, con las mujeres desaparecidas…”.

 

Una ve en la leona a la propia Poniatowska y en la lagartija a Josefina Bórquez, “la mujer que hizo a Poniatowska sentirse mexicana”. Acariciada por la pluma de Poniatowska, esta indómita de carne y hueso se ha convertido en Jesusa Palancares, “uno de los personajes más entrañables de la literatura mexicana”. Como en ‘El devorador devorado’, “el pulpo tiene los ojos del pescador que lo atraviesa. Es de tierra el hombre que será comido por la tierra que le da de comer”. En las secuencias de Moro, las dos hembras, felina y reptil, también llegan a confundirse.

 

El periodismo de Poniatowska y el arte de Moro tienen en común su deliciosa mezcla de realidad y ficción. Como cuando la linda niña mala del periodismo mexicano entrevistó a Diego Rivera, cuya imagen fustigaría después con el desgarrador ‘Querido Diego, te abraza Quiela’ y le pintó como un inmenso elefante de felpa. Fascina la libertad, ingenuidad, humor, sensibilidad e imaginación con que envuelve a sus entrevistados.

 

“Es muy generoso, todo lo que hace lo ofrece a Segovia y la ciudad le devuelve esa generosidad”

 

[Img #41280]También tienen en común la calidad humana, su humildad y su pasión por compartir lo que hacen. Si esta crónica se hiciera como los reportajes caleidoscópicos de Poniatowska, recogiendo las voces de todas las personas que conocen a Moro y a su obra, los alabarían. Como dice Elena Calvo, de la galería The litle gallery en Francia: “Es muy generoso, todo lo que hace lo ofrece a Segovia y la ciudad le devuelve esa generosidad”.

 

[Img #41285]Un ejemplo de ello fue el corazón que diseñó para que las mujeres de Segovia lo esculpieran con sus cuerpos abrazando el Acueducto en la Marcha del Día de la Madre de este año. Esto supuso para él, estando en México, “una emoción tal, que aunque estaba trabajando sobre Gamoneda y Poniatowska, tuve que hacer un alto, pintar lo que estaba sintiendo en ese momento y supuso también el empezar una serie de joyería, que yo nunca había pensado”. En las piezas, en plata mexicana, moldeadas a la cera perdida, como hacía con el bronce, conviven sus seres antiguos con otros de nueva generación. También hay obras únicas. Se pueden ver en Facebook.

 

 

[Img #41281]Las pinturas muestran las vistas de las mujeres cuando se están organizando desde lo alto, con esas camisetas naranjas que desde lejos parecían rojos. “Fue una cosa que primero me emocionó mucho y segundo que me hubiera gustado estar aquí, porque esa es mi plaza, yo soy de la Plaza del Acueducto, y el ver eso en vivo me hubiera encantado”.

 

 

 

Sobre el título de la muestra, ‘Miradas Cruzadas’, Luis Moro habla del exilio que de alguna manera une a los tres creadores: “Cruzan el Atlántico, son dos continentes, dos historias muy diferentes. Poniatowska procede de la familia real polaca que se tiene que exiliar a México y Gamoneda es más un exilio interior. Y lo mío, lo de cruzar el charco, que tu corazón esté aquí pero vives en Mexico, tiene también algo de exilio. Exilio voluntario. También sabes lo que se siente de estar lejos de tu hogar. Quizás por eso con ambos hay esa afinidad”.

 

[Img #41287]Aunque ‘Miradas Cruzadas’ pone el acento en la palabra de dos inmensas trayectorias literarias, Moro, que es muy versátil, tiene entidad propia. El Museo Nacional de la Estampa de México se ha dado cuenta de ello y le ha organizado, ahora en agosto, una retrospectiva de todos los libros de artista que ha hecho a lo largo de los últimos 20 años. Después irá a Houston, a interactuar con parte de sus ‘Paraísos Elementales’. Y en abril del año que viene, la misma exposición que ha estrenado Segovia irá, tal cual, a los Premios Cervantes (el Nobel de las letras hispánicas), en Alcalá de Henares. También queda pendiente la presentación, que se adivina por todo lo alto, de ‘La Leona’ de Poniatowska en México “pero no quiero adelantar acontecimientos”, reconoce Moro ante la relevancia de la figura de la escritora en aquel país. Esa página está aún por escribir. El libro sigue abierto.

 

https://www.facebook.com/arte.luismoro/

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress