Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana Vázquez
Martes, 11 de julio de 2017
ESTA NOCHE A LAS 22:00 HORAS, TURNO DE CELSO FERNÁNDEZ

Dragones, expectativas y sexo toman las palabras de Carolina Rueda en el Festival de Narradores Orales

Guardar en Mis Noticias.

La contadora colombiana, quien ya participó en este festival hace más de una década, hizo reír al público en la inauguración del Festival con unas historias tan fantasiosas como factibles.

[Img #41263]

 

Almas habrían cabido más; personas pocas, ayer en el patio de la Casa de Andrés Laguna, para recibir a la colombiana Carolina Rueda, encargada de dar inicio con sus palabras al Festival de Narradores Orales que en los próximos días contará con los testimonios de Celso Fernández (hoy), Bonifacio O'Fogo, Jaime de La Chana, Quico Cadaval, Nicolás Buenaventura y Coralia Rodríguez.


No era la primera vez que Carolina Rueda formaba parte del cartel, ya lo hizo hace más de una década, y en todo momento a la narradora se la vio cómoda con su público, consciente de lo que esperaba de ella. Por eso quien decidió irse cuando la contadora hablaba sobre dragones de tres cabezas, augurando un relato fantástico e insulso sobre animales inverosímiles, no sólo se perdió el cataclismo final, sino también tres fabulosas narraciones que hablaron al público de temas que ya conoce, pero sobre los que siempre desea escuchar más: los sueños, las expectativas, lo atractivo de lo imaginado, lo tentativo de lo negado, los complejos, la gordura, los clichés, las convenciones, el sexo, las obsesiones, el sexo otra vez...


La historia detrás de la pared de un orgasmo, la que habló sobre el club creado por un conjunto de mujeres sin complejos y con ganas de tener lo mismo que la sociedad acomplejada, o la narración acerca de una extraña relación de pareja que siempre espera llegar junta a la cama la noche siguiente, obtuvieron los aplausos y las caracajadas puntuales del público que llenó el también hogar de Abraham Sennor.


El festival dirigido por el escritor Ignacio Sanz demostró, en su primera jornada, seguir en buena forma. Los cambios de volumen en la voz de Carolina Rueda, sus miradas al público, buscando complicidad en su relato, la cesión de su palabra a sus protagonistas, las pausas y los silencios necesarios en mitad de la figuración, volvieron a demostrar que dejar de ser niño no implica dejar de desear recibir historias. Y si es de noche, en verano, y bajo la luz de la luna llena, mucho mejor.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress