Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
a.sotopa@hotmail.com
Miércoles, 19 de abril de 2017
AL HILO DE LA VIDA. BLOG DE APULEYO SOTO

Volver a Silos

Guardar en Mis Noticias.

[Img #39694]He vuelto a Silos. Sí. Solo y acompañado. Siempre hay que volver a esta ciudad monástica y turística, fuente de arte y espiritualidad,  para cargar las pilas del alma.

 

Han sido unos días de placer sosegado e intelectual. Allí, en Santo Domingo, debatimos setenta profesores y escritores de todos los rincones de España los avatares oscuros que se ciernen sobre el libro de papel, tan amenazado por la competencia de las redes digitales. Pero solo se trata de eso, de una competencia, no de una sustitución.  El libro en papel pervivirá. Lo mismo que cohabitan la fotografía, el cine, el teatro, los móviles, la radio y la televisión, como formas complementarias de expresión y divulgación del saber, cohabitarán en buena y fértil avenencia los ya viejos textos celulósicos con los nuevos avances técnicos de difusión y comunicación. La humanidad es palabra hablada y escrita y eso va a seguir así siempre, y cada vez con mayor extensión y profundidad.

 

Resulta fabuloso el bagaje de conocimientos del hombre. Hay sitio para todos, y la habitabilidad se extiende como un inmenso chicle por la faz de la tierra a base de inventos y descubrimientos. Nunca tantos como ahora.

 

Pero estábamos hablando de Silos, ese “huerto cerrado” siempre abierto a la contemplación del homo viator,  hombre caminante, y al que el aluvión del turismo masificado también ha invadido, junto y en derredor del ciprés gerardiano “surtidor de sombra y sueño, que acongoja al cielo con su lanza”.

 

Nada más placentero, y familiar incluso, que remontar y recorrer las calles suavemente inclinadas y onduladas de esta ciudad levítica y conventual, en cuyo campo crece el trigo y se extienden las vides. Todavía, por suerte, nadie se ha atrevido a silenciar las campanas de las torres que marcan las horas de las labores y devociones tradicionales. Y nadie ni nada distrae. Todo se ahonda.

 

¿Qué hacer? Pasear, leer, escuchar el concierto de los pájaros o los conciertos gregorianos; hojear la prensa, mirar las casas blasonadas, tomarse en las terrazas un dorado verdejo… Yo qué sé. Lo que a usted/ustedes les apetezca en las horas prima, tercia, sexta o nona.

 

Buen viaje.

 

91 8470225

http://alhilodelavida.blogspot.com.es

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress