Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana Vázquez
Domingo, 16 de abril de 2017
SEMANA SANTA DE SEGOVIA 2017

La Virgen del Rocío y el Cristo Resucitado se encuentran antes de la hora prevista en la Plaza Mayor

Guardar en Mis Noticias.

A diferencia del año pasado, ambas imágenes han llegado sincronizadas al punto de encuentro y la Misa de Pascua ha tenido lugar dentro del horario establecido.

[Img #39640]

 

Pasaban las doce y diez de la mañana de hoy, Domingo de Resurrección, y los costaleros andaluces que portaban a la Virgen del Rocío estiraban los pies hacia arriba y daban pasos hacia adelante y hacia atrás, bailando de felicidad a la imagen, que se encontraba con el Cristo Resucitado. Dentro del horario previsto -antes incluso- evitando así palabras sobrantes en tiempo de religiosidad, ambas tallas llegaban al punto de encuentro, en el que, a diferencia también del año pasado, esta vez no había suelta de palomas al viento. Entre un pasillo hecho por representantes de cofradías y autoridades, los portadores de la Virgen y el Cristo, con la Catedral de fondo, celebraban así, con un cielo azul de pocas nubes, el día de Gloria, antes de entrar entre aplausos y ovaciones intermitentes en la Catedral, donde iba a tener lugar, oficiada por el obipso César Franco, la Misa de Pascua.


La expectación, como suele ocurrir, era máxima junto a la calle Daoiz. Devotos, turistas y curiosos, se apoyaban en las vallas; algunos habiendo acudido con reloj a la cita, otros después de haberse encontrado con la procesión de frente, y aplaudían cada vez que se oía entre onomatopeyas un "¡vamos mis valientes!" o cualquier "¡al cielo con ella!".


Antes de encontrarse, ambas imágenes habían recorrido distintas calles del casco histórico, tras dos salidas algo diferentes. Mientras para sacar a la Virgen de la iglesia de San Sebastián, el silencio sólo se había visto interrumpido por los aplausos al devolverle la corona a la talla, tras cruzar la puerta, e instantes más tarde al hacer entrega de una placa conmemorativa a la Banda de la Unión Musical, en San Andrés, iglesia de la que salía el Cristo a hombros, las conversaciones y discrepacias entre la hora a la que sacar o no sacar a la imagen, para llegar antes o llegar a tiempo, se pronunciaban lo suficientemente alto como para que quien no tenía que oírlo, lo escuchase.


Finalmente optaban por cumplir el horario previsto y ponerse en marcha a las once en punto, y así, entre el himno de España y el sonido de los tambores, una y otra procesión se disponían a llegar hasta la Plaza Mayor, donde ambas aparecían alrededor de las once y veinticinco, para ser reunidas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress